El IVECO Junior Real Valladolid Baloncesto firma un grandísimo Campeonato de España en Granada. Los pupilos de Raúl López y Carlos Martín, creciendo conforme avanzaba el torneo y desplegando un juego de mucho nivel, cayeron en los octavos de final ante el todopoderoso UCAM Murcia, pero lo hicieron con todos los honores. Los blanquivioleta firmaron una inmaculada fase regular con tres victorias y, en la eliminatoria ante los murcianos, solo un inicio dubitativo y la diferencia física entre ambos equipos privaron de la machada al Pucela, que cedió 92-81 después de un brillante último cuarto.

 

A pesar de la derrota en octavos y ante un equipo de élite, superior físicamente y con varios jugadores foráneos, el camino y el baloncesto desplegados por los Junior de Raúl López y Carlos Martín son dignos de elogio. Más aún si cabe con una plantilla y cuerpo técnico repleto de vallisoletanos, con la excepción del abulense Íñigo Mayorga. Con la filosofía del producto local por bandera, el IVECO Real Valladolid Baloncesto debutó con victoria (54-79) ante la Escuela de Baloncesto CP La Roda y puso de manifiesto el buen estado al que llegaron al certamen.

 

Inmaculada fase regular y derrota con honores en octavos

Sin Juan García-Abril, Rodrigo Manzano ni Asier Torbado, el cuadro blanquivioleta también se impuso en la jornada al Nou Basquet Paterna (63-79), que llegaba después de estrenarse con victoria. Ante esa tesitura, el triunfo significaba tener pie y medio en octavos de final, lo que propició que el Pucela desplegase todo su gen competitivo. A pesar de comenzar sin puntería y llegar a perder por 15 puntos (34-19), una reacción fulgurante desde el banquillo sacó de la pista al conjunto valenciano y otorgó una victoria de quilates (63-79) a los castellanos.

 

En la tercera jornada del Grupo E, con la clasificación casi en la mano para el Real Valladolid, los pupilos de Raúl López y Carlos Martín volvieron a dar otro paso adelante para asegurar el triunfo. Las ardillas se impusieron 83-63 y avanzaron en el Campeonato de España de forma inmaculada, con un tres de tres, además de la guinda del juego alegre, rápido y bonito que desplegaron en la ciudad nazarí.

 

En los octavos de final, eso sí, esperaba un equipo de élite como es el UCAM Murcia. Con varios jugadores que han debutado en la ACB, más centímetros y piezas foráneas llegadas al conjunto murciano para alcanzar la élite, la lógica parecía inclinarse a favor de los universitarios. Pero el Real Valladolid Baloncesto cayó con todos los honores y cerca estuvo de obrar una machada épica.

 

A pesar de tener una desventaja de 31 puntos, el IVECO Junior echó el resto y dilapidó gran parte de la renta rival, especialmente tras un último cuarto brillante (10-26). Sin complejos, únicamente la diferencia en el rebote (41-28) y en el acierto exterior (14/29 de UCAM) dictaron sentencia para un Pucela que firma un grandísimo Campeonato de España. El certamen, por si fuera poco, supone el broche de oro a una generación, la del 2003, que ha pasado por todas las etapas de formación del Club.

Facebooktwitter