Gran experiencia general del Pucela Basket en el Torneo de Girona. La Escuela Lalo García y la Cantera IVECO estuvieron representando al Club en un certamen amistoso y que terminó siendo positivo a todos los niveles para los jugadores, técnicos y familias que acudieron a la cita.

 

Hasta un total de cuatro equipos (Mini de la Escuela Lalo García Grupo Antón; Infantil y los dos Cadete de la Cantera IVECO RVB) estuvieron presentes en la localidad gerundense. Durante un total de tres días, la convivencia y la interacción entre los distintos conjuntos con sus respectivas familias fue sobresaliente, aportando esa dosis extradeportiva tan necesaria en los clubes de formación. Haciendo grupo y disfrutando de Girona y del baloncesto, los resultados deportivos, también positivos, quedan relegados a un segundo plano.

 

El IVECO Cadete RVB de Charly Martín ganó tres partidos, mientras que el Cadete de Iván Huertes sumó un triunfo. A pesar de haber jugado contra jugadores más grandes y mayores, los equipos compitieron en prácticamente todos los encuentros disputados, con lo que las alegrías quedan redondeadas por el buen juego desplegado. Primeras notas positivas a nivel deportivo.

 

Por su parte, el IVECO Infantil de Álvaro Díaz firmó un inmaculado tres de tres en la fase de grupos y pasó como primer clasificado. No obstante, el que fue a la postre campeón dle certamen se impuso a los blanquivioleta en semifinales. Pero, más allá del tropiezo, la primera experiencia de la generación lejos de Pisuerga fue tremendamente fructífera y positiva para seguir creciendo como equipo y como grupo.

 

Finalmente, el representante de la Escuela Lalo García Grupo Antón, el Mini blanquivioleta, dobló participación y disputó un maratón de partidos. Compitiendo en los dos grupos, los pucelanos se hicieron con la primera plaza en los dos casos, aunque el cansancio hizo mella en las rondas finales. Uno de los equipos accedió a la final y, el segundo, al tercer y cuarto puesto, aunque cayeron ambos. Los tropiezos, frutos de la acumulación de encuentros y apenas sin gasolina, no empañan la participación y buen papel de las ardillas más pequeñas.

 

Como en todos los equipos, la tónica general que reinó fue la del buen comportamiento, el ambiente sano y las ganas de seguir disfrutando del baloncesto y de las etapas formativas. La familia blanquivioleta, de ese modo, completó una gran experiencia a todos los niveles en Girona. El apoyo de Grupo Antón e IVECO, además, volvió a ser fundamental para celebrar esta acitvidad.

Facebooktwitter