Valoración. “Nos podría valer la rueda de prensa del viernes y acabamos antes. Creo que otra vez hemos hecho una buena puesta en escena, mientras han aguantado los cinco o seis jugadores principales hemos estado ahí. El otro día fueron 8 minutos hoy han sido 18, en los últimos minutos del segundo cuarto hemos dejado que abrieran esa brecha de 8 puntos y henos sido un azucarillo. El físico no te responde y que las aportaciones de jugadores que deberían ser importantes no lo son, llevamos un 2/22 en triples, el otro día fueron 4 contra 12 hoy 2 contra 12, un 9% contra un 44%, no hay que mirar mucho más. Nuestras 17 pérdidas siguen siendo una losa, sobre todo en primera línea que permiten canasta fácil al rival. Lo siento por mi club, mi gente y mi afición que estemos pasando por esta situación. Es verdad que hay 10 equipos que estarían deseando jugar playoff aunque sea como nosotros, pero está siendo muy duro y tremendamente frustrante este final de temporada para todos. Es difícil pensar en competir. Hay jugadores con unos porcentajes muy bajos, así es muy complicado. Nos queda jugar por el orgullo de estar en casa, ante nuestro público e intentar acabar con una sonrisa. Luchar y competir, es lo que pido. Hoy han sido 18 minutos a buen nivel, hemos dado buena imagen, el base que tiene que aportar no lo ha hecho, ha sido todo. Es surrealista el final de temporada. Tu mejor jugador está absolutamente fuera de onda, más preocupado de tirar besos a la grada que de jugar al baloncesto”.

 

Parcial tras el descanso. “Primero quiero darle mérito a Burgos. Ha salido mucho más físico, duro, subiendo líneas, robando balones y corriendo. Y si la idea era parar el partido y dormirlo, en el momento que pierdes balones nos disolvemos. Y el acierto marca en este juego. Veo los porcentajes de mis jugadores y entre 4 jugadores… 1/22 tiros. Es duro, lo que tenemos que hacer es que metamos alguna más, a ver si lo logramos”.

 

Sin reacción. “Es así, para nosotros ahora mismo un escalón es una montaña y cuando se han puesto por delante, no tenemos capacidad física porque no da. Tenemos jugadores con un desgaste brutal, como Puidet, que termina extenuado, Kovacevic, muy bien en la primera parte y en la segunda sin piernas para tirar, Lotanna, al límite del límite. No tenemos muchos más recursos para meter”.

 

Devin Schmidt. “Está fuera. A él le ha hecho mucho daño todo lo que ha pasado en esta segunda vuelta, todo, desde su presunto fichaje y la sanción y su propia forma de ser. Más valdría que su representante le dijera lo mal que le hace y le viene, el daño que se está haciendo a sí mismo, estando más pendiente de otras cosas que de jugar al baloncesto, que es en lo que es realmente bueno. Si juega como está jugando, no sé”.

 

Cómo se presenta la vuelta en Pisuerga. “Orgullo, intentar tirar de orgullo. Acabar con lo mejor que podamos ofrecer. Podía haber ido el año para muy bueno después de ganar a San Pablo en marzo, pero se nos ha apagado la luz, se nos ha cerrado la temporada y yo como entrenador no he sido capaz. Quizá si hubiera jugado de base podría haber hecho algo más. No he sido capaz de encontrar soluciones. Es el año en el que más he intentado trabajar buscando soluciones de mi carrera, por intentarlo no ha quedado”.

 

Sergio de la Fuente, sin minutos en la segunda parte, ¿reservándole? Reservar… con Sergio siempre cuentas con que él quiere, otra cosa es que pueda. Y posiblemente esté llegando a un momento de su carrera en el que le puede estar costando el poder. Cada vez hay jugadores en su posición más grandes, más atléticos, con más recursos. Si mete algunos de los tiros que hace, abre el campo, pero se va con 0/6 y es un lastre. Necesitamos que meta algunas de esas, pero no las mete”.

 

Mensaje para la afición. “Ha sido muy comprensiva con todo lo que nos ha pasado y pido que arropen al quipo hasta el final. Llevábamos todo muy bien montado para hacer una muy buena temporada, no sé si para repetir la Final Four, pero tener los deberes hechos a falta de seis es que hemos hecho muchas cosas bien en las anteriores. Que respalde al equipo, que si tenemos que cerrar la temporada, ojalá el domingo si es así y disfrutemos de uno más, que sea con el mayor orgullo posible del equipo que nos ha representado toda la temporada”.

 

Sensación de impotencia y de poner fin a una etapa. “No he podido hacer más, lo he intentado, me he dejado todo en hacerlo lo mejor posible con todo lo mejor que sé. No he podido, es difícil jugar sin bases, que te saquen del equipo a tu mejor jugador. Anímicamente el equipo lo nota y se da cuenta. Ziggy hoy ha estado francamente mal, qué voy a decir de Devin, sus números están ahí. Soy el entrenador y me duele y quiero pensar que Valladolid va a ser mi última estación, empecé en Valladolid mi carrera y aquí la quiero terminar. Pero terminarla bien, y ahora no es momento de terminarla, creo yo. Otra cosa es lo que decida el club. Creo que con estos años y partidos que he ganado al menos me merezco la posibilidad de terminar con una alegría, no con una mierda de final de temporada que hemos hecho”.