El UEMC Real Valladolid Baloncesto visita al Cáceres Patrimonio de la Humanidad con el objetivo de lograr un triunfo que sería vital para mantenerse en la zona alta de la tabla y seguir aspirando a todo. Tras siete victorias consecutivas, los blanquivioleta buscarán prolongar la buena dinámica con la octava victoria seguida y sobreponerse a la importante lesión de Mike Torres, y lo harán ante un rival peligroso que también llega con la necesidad de vender.

 

Los de Paco García, así, ocupan la privilegiada tercera plaza de la liga con un sobresaliente balance de 9-3, mientras que el conjunto verdinegro es penúltimo con un registro inverso: 3-9 y una dinámica de cinco derrotas consecutivas. Pero la plantilla y el carácter aguerrido de los cacereños son factores más que suficientes a los que temer y el respeto es máximo.

 

Más aun viendo, más allá de la dinámica del Cáceres, algunas de sus actuaciones en lo que va de curso. De hecho, los tres triunfos del Cáceres Patrimonio de la Humanidad de Roberto Blanco han llegado en su Pabellón Multiusos, donde muestran una versión solvente, y esas victorias han llegado ante todo un Leyma Coruña, Rioverde Clavijo y Melilla Ciudad del Deporte, lo cual debe servir de aviso para el UEMC RVB.

 

En el plano negativo, la baja de Mike Torres. El base cayó lesionado en Logroño y estará fuera de manera indefinida. Una ausencia sensible en un puesto crucial y en el que aportará su granito de arena Juan Lambás. La nota positiva, sin embargo, la pone un Iñigo Royo que ha entrenado a buen nivel durante la semana y podrá regresar al parqué en el Multiusos cacereño.

 

Asimismo, y aunque los extremeños estén en un bache actualmente, cuentan con una plantilla llena de nombres importantes en la categoría. Sin ir más lejos, las operaciones las comandan el veteranísimo e incombustible Dani Rodrgíguez, máximo asistente histórico de la LEB Oro, y Hansel Atencia, de un perfil más anotador. Dos piezas complementarias y distintas que secundan muy bien dos jóvenes: Pablo Rodrigo y Pablo Sánchez.

 

La batería exterior está liderada por Greg Gantt, jugador ilustre del Club y de Valladolid, quien está mostrando una gran versión en Cáceres. El tirador-anotador estadounidense ejercerá de anfitrión en un reencuentro muy especial, y sobre el parqué está acompañado por los jóvenes y talentosos Pau Carreño y Lucas Sigismonti.

 

Cerca del aro, Roberto Blanco cuenta con muchos centímetros y múltiples opciones para hacer daño, tanto pisando la pintura como jugando por fuera. Remu Raitanen y Gael Bonilla, quien llega desde la D-League, son los ala-pívots. En el ‘cinco’, más madera y potencia con Vaidas Cepukaitis    y Andre Dikembe. Juanjo Santana, lesionado, no estará disponible para el duelo, una baja sensible para los cacereños.

 

En la previa, Paco García no ha dudado en dar valor a la respuesta que suele dar el UEMC RVB y habló de buscar soluciones. “Como le he dicho al equipo, lamentarnos y tenerlo de excusa sería lo fácil, tenemos que mirar adelante, cerrar filas y buscar soluciones. Primero dentro del grupo y eso significa que algunos jugadores den un paso adelante, como Sergi, y otros jugadores que han de subir su rendimiento en otras posiciones. Con las lesiones hay que convivir, se nos presenta de forma dura. También a los rivales, que nuestro adversario de mañana también lo sabe bien. Perdimos con ellos en pretemporada, vaya por delante. Nos ganaron en un encuentro en el que fuimos mandando y nos dieron la vuelta. Han ganado a Coruña y eso te genera respeto, y el que tengo por su entrenador. Roberto lleva varias temporadas francamente buenas, está claro que les han sacudido desde el principio con muchos imprevistos de lesiones, que eso afectan, y varios partidos que a nosotros nos hace click positivo y a ellos, posiblemente les hace mella”.

 

El encuentro de este viernes a las 20.45 horas en el Pabellón Multiusos Ciudad de Cáceres se retransmitirá a través de la aplicación y la página web de LaLiga+. Los árbitros serán García León, García Crespo e Ibáñez García.