2-0 en contra y primera bola de partido en contra para el UEMC Real Valladolid Baloncesto. El cuadro vallisoletano reanuda la eliminatoria de playoffs en el Polideportivo Pisuerga con la necesidad de ganar este viernes (20.45 horas) al Longevida San Pablo Burgos para alargar la serie un partido más, puesto que los burgaleses están a una victoria de acceder a la Final Four. Los vallisoletanos tratarán de reaccionar y revertir la dinámica en casa, ante su público, para mantenerse con vida.

 

Y para más inri, lo harán sin bases, puesto que la desgracia en forma de lesiones vuelve a hacer mella esta semana. Martynas Zigmantavicius no será de la partida ya que se ha resentido de su lesión en el hombre durante un entrenamiento de esta semana, con lo que Paco García volverá a afrontar el encuentro sin ningún director de orquesta sano. Uno más, ya que tampoco estará disponible el canterano Juan Lambás.

 

Además del ‘uno’ lituano, tampoco estarán disponibles Mike Torres e Iñigo Royo, ausencias ya conocidas, con lo que el UEMC RVB encara diezmado una cita trascendental ante un equipo, el Longevida San Pablo Burgos de Jota Cuspinera, que manda 2-0 en la eliminatoria después de hacerse fuerte en el Coliseum burgalés.

 

Con más fondo de armario, físico y acierto, el cuadro azulón se impuso el viernes por 81-59 y el domingo hizo lo propio de nuevo por 91-61, mostrando su superioridad en los primeros envites. Ahora el UEMC RVB, a pesar de las bajas, tratará de hacer lo propio en un Pisuerga que presentará una muy buena entrada para el tercer encuentro y se vestirá de gala para la ocasión.

 

De cara al choque del viernes, Paco García dio valor a la temporada realizada por el equipo, a pesar de la dinámica en las últimas semanas. “Demos valor a lo hecho esta temporada, no vaya a ser que en las siguientes coqueteemos más con lo de abajo que por arriba. Todo el trabajo de jugadores, staff y Club es digno de elogio en un mes tan complicado, también son de elogiar los siete meses luchando por estar entre los mejores hasta que nos hemos caído y no hemos tenido capacidad de respuesta ni económica, ni por fechas ni por lectura médica. Se nos han lesionado y en ninguno de los casos hemos podido hacer cambios como sí otros equipos. Me quedo con los siete primeros meses y la dureza de estos últimos dos que nos han hecho mucha mella.

 

Sobre el encuentro, el preparador local destacó el potencial del rival, pero avisó sobre la intención de ganar que presentará su UEMC RVB. “El partido comienza 0-0 y se juega cinco contra cinco. El primer día hicimos 8 minutos francamente buenos, el segundo 18 de muy buen nivel, pero cuando muevo el equipo y se entra en fatiga, lo acusamos de una forma tremenda. San Pablo es un rodillo total, no te perdona ni un solo error. Nuestras perdidas… en el primero fueron 3 en 18 minutos y luego en los 22 siguiente hasta 17, terminados en contraataque porque te vas físicamente y no das más de sí. Tenemos tres jugadores fuera y otros 3 en un riesgo claro de lesión por el esfuerzo y se pueden romper, hay que ir dando rotaciones cortas. Hay momentos del partido ante un rival, que es un equipazo jugando francamente bien”.

 

En caso de victoria blanquivioleta, asimismo, el cuarto partido de la serie se disputaría el domingo a las 12.30 horas Y en esa línea, el viernes por la noche al término del encuentro, estará abierta la taquilla del pabellón y también el sábado de 11.00 a 13.00 horas y de 17.00 a 19.00 horas. El propio domingo, desde las 11.30 horas, una hora antes del encuentro.

 

El encuentro de este viernes a las 20.45 horas en el Polideportivo Pisuerga se retransmitirá a través de la aplicación y la página web de LaLiga+. Los árbitros serán López Herrada, Quintas Álvarez y Checa Nebot.