Mike Torres no jugará en lo que queda de temporada. El base del UEMC Real Valladolid Baloncesto, que cayó lesionado el pasado 5 de abril en la cancha del ICG Força Lleida con un proceso inflamatorio en el antepié izquierdo, no ha experimentado una evolución favorable y sigue sin recuperarse de la dolencia.

 

Aunque inicialmente se descartó una lesión de gravedad, los dolores le impiden poder ejercitarse con normalidad, puesto que esta semana trató de reincorporarse con el grupo al mismo ritmo que el equipo y no ha sido posible.

 

De este modo, la evolución no ha sido la esperada y esas molestias persistentes hacen que Mike Torres se vaya a someter de nuevo a nuevas pruebas para determinar su dolencia, aunque los dolores persistentes y su dolencia impiden que pueda volver a jugar en el presente curso.