Campeón del Mundo (Túnez 2005), medalla de oro en los Juegos Mediterráneos (Almería 2005), plata en un Europeo (Suiza 2006), bronce en los Juegos Olímpicos de Pekín (2008) con la selección española; dos Copas del Rey, una Liga Asobal y otra Recopa de Europa con el Balonmano Valladolid, el equipo de su casa; la Copa EHF, tres veces ganador de la prestigiosa Liga Húngara y una Copa en el país magiar con el SC Pick Szeged. Ese es el palmarés de Juan Carlos Pastor, vallisoletano, y una leyenda en activo del balonmano mundial y del deporte español.

 

Actualmente seleccionador del combinado de Egipto, el preparador local ha estado con el UEMC Real Valladolid Baloncesto ‘entrenando’ durante toda una semana, desde el lunes y hasta que los pupilos de Paco García se midan al Movistar Estudiantes (domingo, 18.30 horas). Dejando de lado las porterías y con la referencia de las canastas, el objetivo de esta experiencia ha sido el de compartir su metodología de trabajo y aprender de la que mantiene el cuadro del Pisuerga, ver cómo es la dinámica de las ardillas y aportar a la misma con sus conocimientos y trayectoria. Una sinergia mutua entre él y el cuerpo técnico blanquivioleta que sirve para que ambas partes puedan crecer y mejorar ciertos aspectos.

 

Por ello, Juan Carlos Pastor ha convivido plenamente con el UEMC Real Valladolid Baloncesto durante una semana entera de competición. Desde las sesiones de entrenamiento (un total de ocho), a las reuniones periódicas del cuerpo técnico para evaluar el progreso del equipo e incluso a las mantenidas con los jugadores. Una experiencia completa, tremendamente productiva y enriquecedora para todas las partes.

 

Paco García y Juan Carlos Pastor, compañeros de instituto en las aulas de Canterac, mantienen una excelente relación de amistad desde hace años y esta semana también se ha trasladado al plano profesional con esta dinámica de trabajo.

 

Juan Carlos Pastor, así, es el actual seleccionador de Egipto, y buscará en enero alzarse con el Campeonato de África, que se jugará en dicho país (El Cairo) y que ha ganado en sus dos últimas ediciones. En el certamen africano buscarán conseguir plaza para los Juegos Olímpicos de París 2024 (el campeón se lleva el billete) y sumar un nuevo hito a su ya histórico palmarés, el cual sigue creciendo con el paso de los años.