Valoración. “Bueno, pues había que llegar al final. Ayer lo dije, este equipo venía de perder de uno contra Estudiantes, es totalmente distinto. Hearst es canela en rama para un equipo así. Súper bien dirigido por el base Alvarado, con muchos jugadores de calidad y lo hemos intentado. La salida en el descanso ha sido muy mala con el equipo titular, pero nos metemos en partido y luchamos hasta el final. Es difícil jugar sin un jugador importante como el base. Y nosotros lo hacemos y competimos y hemos ganado partidos, pero es dar mucha ventaja al rival. La diferencia de la dirección, de llevar el equipo a jugar como un pollo sin cabeza por momentos, se nota mucho”.

 

Llegada de un fichaje. “Lo normal es que esté aquí el 26, cuando volvamos. Es absolutamente claro, desde el minuto uno. No es que hayamos esperado porque ganábamos. Así no se puede llegar arriba, bastante hemos hecho. En esta racha de ocho seguidas hemos jugado primero sin Costa y ahora sin Torres. Necesitamos encontrar esa estabilidad que te dan dos bases con recambio y que te puedan dar equilibrio. Hemos cumplido los rebotes y pérdidas, pero horrorosos en porcentajes de dos. Nos ha faltado ese puntito de colocar y dirigir al equipo”.

 

Salida tras el descanso. “He salido con el quinteto titular, hemos salido dando tres triples seguidos y eso se paga. Hablamos mucho de los primeros cinco minutos. No estamos. Ayer bajé a entrenar y me enfadé con el equipo porque no me gusta. A lo mejor soy viejo y empiezo a oler las cosas. Sensación de que nos ha faltado la intensidad que nos faltó ayer entrenando y eso se paga en momentos puntuales, como esos triples seguidos. Hemos hecho solo 8 faltas en la primera parte. Hemos perdido, cerramos un año estupendo en casa. En líneas generales 2023 es francamente bueno en Pisuerga. Si dieran la calefacción, sería mejor”.

 

Dolido por perder en casa. “Duele siempre. Hombre, en casa más, sí, porque el cabreo que llevo encima fuera me lo como en el autobús y en casa se lo comen los que viven conmigo”.

 

Arbitraje. “Pasapalabra”.

 

Palabras en el tiempo muerto del tercer periodo. “Que teníamos que ser nosotros. Los príncipes y princesas de Disney saliendo a jugar no nos valen de nada. Hoy era partido de dureza y seriedad ante un buen equipo. Y hemos salido muy blandos al tercer cuarto, 27 puntos encajados en el tercero. Así no le ganamos a nadie. Y menos a un buen equipo como Melilla, bien dirigido en la banda y en la cancha”.