Valoración. “Empezar felicitando a Burgos, ha hecho un playoff fantástico ha llegado a esta parte final en un estado de forma fantástico, la última vez que han perdido ha sido aquí. Llegan a la Final Four en un inmejorable estado de forma, emocional y de acierto como lo han demostrado en la serie. Me gustaría felicitar a mi equipo porque creo que nadie puede poner en duda lo que hemos luchado contra los elementos, contra todo lo que nos ha ido pasando en estos dos últimos meses. Y poco más. Creo que lo hemos intentado de todas las maneras posibles. Las pérdidas han sido un lastre tremendo, jugar sin bases genera un desorden en el juego que es imposible de corregir, demasiado hemos hecho. Jugadores como Puidet han dado más de lo que podían llegar a dar, asumiendo un rol y un papel que no es el suyo, poniendo todo lo que tenían al servicio del equipo. Todos los que hemos ido desordenando para poder competir y jugar. Solo un dato, el que quiera pensar que podemos igualarnos a Burgos en algo, puede hacer una cuenta sencilla: una media de 30 euros por el pack de entradas por 8500 abonados, hagan la cuenta y luego la nuestra y veréis la diferencia de dinero que hay entre lo que se maneja y lo que nosotros tenemos y con lo que tenemos que luchar. Esa diferencia presupuestaria permite lo que ha hecho Burgos, que es hacer tres fichajes, si ya de por sí era un transatlántico, con tres jugadores de un estupendo nivel que hoy han demostrado por qué están aquí. No tengo mucho más que decir, desearles suerte, va a ser una Final Four tremenda, ha ganado Lleida, se ven las caras en una semifinal durísima, y desearles suerte. Ha bajado Palencia y mi deseo como vallisoletano y castellano y leonés es que la comunidad tenga un equipo en ACB lo antes posible”.

 

Sensación de impotencia. “No hay más, digo lo mismo, si a San Pablo le quitas a Rogic, Speight y Corbalán. Barrera y Lapornik pueden subir el balón, pero no es lo mismo. Respondido está. No te haces una idea de todo lo que nos hemos currado cada partido que hemos jugado sin estos jugadores, hemos trampeado las situaciones, no teníamos más soluciones”.

 

Competido hasta el final. “Lo he dicho en el vestuario, he sentido orgullo por el equipo. Hasta que ha empezado a pasar todo eso después de ganar, estábamos en disposición de luchar por todo y contra los buenos equipos de la liga, sin serlo, pero luchar. Si recordáis aquella rueda de prensa antes de viajar a Lleida decíamos que ‘y si nos daba por ganar’ y camino de Lleida se nos ha caído el castillo. El equipo lo ha dado todo, el público también. En Burgos no se incluía el playoff y han comprado el abono. Aquí estaba incluido y nuestros 2000 fieles, muy lejos de los 8500 de ellos, lo van a seguir comprando y estoy seguro, pero nos tenemos que dar cuenta de que es insuficiente. Igual que los recursos de nuestras instituciones. No hablo de a ver si alguien pone remedio a lo del marcador, que ha pasado 4 veces. Cuando en este pabellón mandaba Doña África Lesmes, cuando había un problema se solucionaba. Pero ahora no. Estamos a las bobaditas a todas, pero arreglar el marcador… somos el hazmerreír”.

 

Diego Muzquiz. “Diego es un chico excepcional, un chaval encantador, estudiante modelo, ya hizo la pretemporada con nosotros. Durante el año estudia Matemáticas, quitarle de la universidad para entrenar… vamos a ayudarle a que estudie. Premio para que venga, que viva el equipo y y queríamos que debutara. Hubiera sido bonito que metiera. Solo verle esta mañana con la sonrisa cuando ha llegado, de ilusión, de agradecimiento. Eso te llena como persona”.