El UEMC Real Valladolid Baloncesto vuelve del parón internacional y retoma la competición en la cancha del líder: el Movistar Estudiantes. Con “la cabeza limpia” después de unos días de descanso, el cuadro blanquivioleta que dirige Roberto González afronta una prueba harta complicada en la pista de un equipo sin apenas fisuras.

 

“Es el líder de la competición, no ha perdido en casa, tiene una muy buena plantilla con jugadores importantes y experiencia, además de ser la mejor defensa de la categoría. Solo suman una derrota y cuentan con gente muy grande y física, y muchos de ellos pueden decidir un partido. Jackson, Dee, Nacho Martín, Poirier, Beirán… todos pueden resolver en los momentos decisivos”, reconoció el técnico de Carpio.

 

Pero el UEMC Real Valladolid Baloncesto llega tras una buena semana y con aires renovados tras el parón. “El equipo está entrenando bien y no tenemos ningún problema físico. Estos parones suelen venir bien porque cambias y te da tiempo a limpiar la cabeza. Veníamos de dos derrotas consecutivas y la intención es cambiar la dinámica”.

 

Para ello, el conjunto pucelano tratará de ser más regular y de frenar las múltiples amenazas con las que cuenta Jota Cuspinera al frente del cuadro colegial. “La clave es que ellos no jueguen a su máximo nivel y que no puedan desplegar su juego. Tenemos que ser consistentes, fuertes atrás y estar acertados en los momentos necesarios. Vamos con la mentalidad de competir y poder ganar, cada partido es una historia y veremos cómo están ellos el domingo”.

 

Además, el UEMC Real Valladolid Baloncesto llegará al partido en el WiZink Center sin presión y con presencia de aficionados blanquivioleta en la grada. “El equipo solo está presionado para mejorar día a día, no por los resultados. Siempre está bien y es de agradecer que el equipo esté acompañado, que se sienta arropado y podamos disfrutar juntos”, cerró Roberto González.

 

 

 

Facebooktwitter