Soberbio, formidable, magnífico. Cortos calificativos para definir el partido del UEMC Real Valladolid Baloncesto en la cancha del Movistar Estudiantes, la cual asaltó tras una actuación impresionante. Los blanquivioleta se sobrepusieron a un mal inicio (10-0) y al inusitado acierto de los colegiales en el triple para resistir y esperar su ocasión. En la prórroga, después de una segunda parte con una defensa sobresaliente, los de Paco García no fallaron y dieron un golpe sobre la mesa venciendo en la cancha del líder tras un final de infarto.

 

Y si ya de por sí tiene mérito imponerse en el WiZink Center, más todavía después de verse a remolque desde un inicio y el soberbio acierto de los estudiantiles, que lo metieron todo en el primer tiempo. Aunque, la puesta en escena no pudo ser peor para los intereses del UEMC Real Valladolid Baloncesto, sacó a relucir la capacidad de resistir de las ardillas. Varias pérdidas propiciaron que Movistar Estudiantes corriese a placer y Francis Alonso, con dos triples en transición consecutivos, abrió brecha en apenas dos minutos y medio (10-0). Tiempo muerto, llamada a filas y a ponerse el mono de trabajo para levantarse de la lona. Y despertar.

 

No tardó en lograrlo el cuadro vallisoletano. A pesar de la exhibición triplista de Francis Alonso (14 puntos en el periodo inaugural), Sergio de la Fuente se echó el equipo a la espalda y desde la larga distancia mantuvo el ritmo estudiantil. Devin Schmidt, que de anotar también sabe un rato, le tomó el testigo al capitán pucelano para continuar con la remontada parcial y dejar atrás el frío inicio (18-16). Lo paró Pedro Rivero, con problemas de faltas en sus hombres grandes y en bonus, y los colegiales volvieron a estirarse para cerrar el primer asalto con esos diez tantos conseguidos a las primeras de cambio (28-18).

 

Al UEMC RVB le tocaba bajar puntos en ataque, pero la maquinaria ofensiva de los colegiales no lo iba a poner fácil. Tras unos minutos con Sergi Costa en pista, quien reaparecía en el primer cuarto después de tres partidos fuera, los blanquivioleta regresaron con dos triples de Jaime y Belemene, pero Johnny Dee dio la réplica con otros dos (36-29) seguidos. Y esa fue la tónica de todo el cuarto. Los visitantes tratando de acercarse y los locales golpeando de tres en tres.

 

Una y otra vez se reprodujo dicho guion. Como en el día de la marmota, el UEMC RVB mantuvo la calma, jugando bien y aguantando el pulso anotador… a la espera de que el acierto del Movistar Estudiantes se resintiese. No sucedió en la primera parte. Los de Paco García defendieron bien, pero los madrileños firmaron un sideral 14/20 en triples en la primera parte para irse al descanso con ventaja (56-49). Un triple de Sergi Costa sobre la bocina, no obstante, servía para bajar de la brecha de los 10 tantos y mantener intactas las opciones de victoria.

 

Apoteosis final

 

Y es que, ante semejante exhibición triplista, era casi un milagro seguir con vida en el WiZink Center. Pero la realidad era que el UEMC RVB estaba haciendo muchas cosas bien en la cancha del líder, aunque todavía podía ajustar un poco más para bajar números defensivos y tratar de dar la campanada. Tras el paso por vestuarios, el cuadro del Pisuerga se puso en faena con una vuelta de tuerca desde el banquillo.

 

Paco García plantó un quinteto con todos sus bases en pista, con la excepción del canterano Juan Lambás, y su UEMC RVB salió con la tripleta de ‘unos’ Costa-Torres-Puidet. Los vallisoletanos, además, bajaron al barro y el partido se trabó, un contexto más favorable que un intercambio de golpes como lo fue la primera mitad. Y lógicamente, el inusitado acierto local cayó. Una antideportiva de Francis Alonso y la cuarta personal de Kevin Larsen, que lo mandó al banquillo, permitió a las ardillas volver a colocarse a rebufo (59-57).

 

Una nueva antideportiva contra los locales, con técnica al banquillo incluida, permitió dar a los castellanos un nuevo pasito (61-59) y encendió al WiZink Center. El ritmo del partido cayó y los blanquivioleta se movieron a la perfección en ese escenario, aunque un minuto fatídico de los foráneos con varias pérdidas dio alas a los colegiales. Clavando dos contraataques como dos puñales, los de Pedro Rivero volvieron a tomar aire y llegaron a los últimos diez minutos por delante (73-65).

 

La igualdad se mantuvo en todo momento y el partido alcanzó la recta final con todo por decidir. Pedro Rivero asumió riesgos y puso en pista a Larsen y Carrera, ambos con cuatro faltas personales, y el UEMC RVB trató de sacar rédito buscando el aro con la excelente aportación de Jaime Fernández, de nuevo destacado y creciendo a pasos agigantados. No fue así de primeras, pero la defensa blanquivioleta siguió rayando a un nivel sobresaliente y sostuvo al equipo a pesar del poderío del Ramiro.

 

El marcador se congeló y los locales no acertaron desde la línea de personal, dando concesiones a los visitantes. Y estos no perdonaron. A pesar de que en las posesiones críticas se cerró el aro del Movistar Estudiantes, también mostrando sus credenciales atrás, los de Paco García mantuvieron la calma y tuvieron la paciencia suficiente para esperar el momento.

 

En los últimos minutos, de hecho, el UEMC Real Valladolid Baloncesto tuvo varias ocasiones para cerrar el partido, pero no fue posible ante un plantel de otra categoría. Pero fueron los de Pedro Rivero quienes llegaron con ventaja a las posesiones finales. Un triple de Murphy tras un rebote ofensivo ponía el 80-77 que podía parecer decisivo con 27 segundos en el crono, pero Devin Schmidt se sacó de la chistera un triple al borde de la posesión para poner las tablas. La defensa de los castellanos mandó el partido a la prórroga (80-80).

 

Ya sin Carrera en pista tras una técnica señalada contra él, la mejor versión defensiva de las ardillas salió a relucir. De nuevo, los visitantes parecía que tenían el encuentro en la mano, pero una bandeja errada por Lotanna y unos pasos señalados contra N’Guessan dieron una nueva oportunidad al Movistar Estudiantes. La defensa del Pucela, de nuevo, echó al traste las esperanzas y silenció al WiZink Center. Wintering asumió la responsabilidad, pero los visitantes, sin faltas que gastar, sellaron su canasta y el encuentro murió con el 91-92 que pone la séptima victoria del curso para el UEMC RVB.

 

Sin apenas tiempo para bajar pulsaciones y descansar, el UEMC Real Valladolid Baloncesto recibirá al Guuk Gipuzkoa Basket este miércoles a las 20.45 horas en la décima jornada liguera.

 

  • Ficha técnica:

 

91 – Movistar Estudiantes: Alec Wintering (14), Francis Alonso (23), Alex Murphy (8), Michael Carrera (4) y Kevin Larsen (4) -quinteto inicial-. También jugaron: Toms Leimanis (0), Adams Sola (6), Giovanetti (-), Johnny Dee (24), Carlos Suárez (8), Nzosa (0) y Hugo López (0).

 

92 – UEMC Real Valladolid Baloncesto: Mike Torres (6), Devin Schmidt (21), Romaric Belemene (3), Sergio de la Fuente (13), Lotanna Nwogbo (13) -quinteto inicial-. También jugaron: Sergi Costa (8), Juan García-Abril (2), Jaan Puidet (5), Lucas N’Guessan (8), Juan Lambás (-), Maj Kovacevic (-) y Jaime Fernández (13).

 

Parciales: 28-18, 28-31 (56-49 al descanso), 17-16, 7-15 (80-80) y 11-12 (91-92 final).

 

Árbitros: Baena Criado, Zamora Rodríguez y Fanés Marginet.

 

Incidencias: Partido correspondiente a la novena jornada de la liga LEB Oro, disputado en el WiZink Center de Madrid el domingo 26 de noviembre de 2023.